Senderos naturales en RepĂșblica Dominicana

Pico Duarte

El mayor desafío de todos es que se puede llegar a la montaña desde varios senderos, el mås popular partiendo desde La Ciénega. El viaje de ida y vuelta dura en promedio tres días y un guía oficial debe acompañar a los caminantes. Pasarås por bosques de pinos, prados y terreno rocoso. Mas sobre el Pico Duarte.

Jarabacoa

La ciudad ofrece la base perfecta para caminar o montar a caballo por los exuberantes Alpes dominicanos, donde se encuentran cascadas, ríos claros y desfiladeros entre prados y bosques de pinos. Hay muchos senderos en la zona, que varían desde suaves paseos por tierras de cultivo hasta caminatas de un día por la montaña. Mas sobre Jarabacoa.

Constanza

Este valle idílico y fresco es el punto de partida de muchos senderos recomendados, que lo llevan a través de bosques de pinos y prados de montaña cubiertos de flores. La observación de aves es un gran atractivo aquí, con abundancia de påjaros carpinteros, periquitos y colibríes de La Española. El sendero hacia el Salto Agua Blanca es manejable y, a menudo, espectacular. Mas sobre Constanza.

Parque Nacional Monte Cristi

La mayor parte de esta extensiĂłn salvaje comprende el desierto y los manglares de difĂ­cil acceso. Pero la gran montaña jorobada de El Morro de la RepĂșblica Dominicana es fĂĄcilmente accesible desde la oficina del parque, lo que ofrece un gran paseo a travĂ©s de un corte hacia la playa. Este es el lugar para apreciar el ecosistema del Noroeste.

Pico Isabel de Torres

Si no desea tomar el teleférico hasta la cima de la montaña, siempre puede elegir la caminata de cuatro horas por una pendiente empinada cubierta de selva tropical. Los guías son guías oficiales que se deben contratar, y un viaje en bote desde Bayahibe es la mejor manera de llegar a los senderos naturales recomendados, que de otro modo serían inaccesibles, ya que es fåcil desviarse de los caminos y perderse. La exuberante vegetación es el hogar de periquitos y muchas otras aves.

Los Haitises, Sabana de la Mar

Las bahías y cuevas de arena aisladas aquí fueron utilizadas anteriormente por piratas. Necesita una guía para ingresar al årea protegida; el sendero de la selva de Caño Hondo a Caño Salado conduce a cuevas que contienen pictografías taínas.

Parque Nacional del Este

Esta gran ĂĄrea de naturaleza salvaje contiene bosque tropical seco, manglares y la isla Robinson Crusoe de Saona. Se debe contratar un guĂ­a oficial, y un viaje en bote desde Bayahibe es la mejor manera de llegar a los senderos naturales que de otra manera serĂ­an inaccesibles.

Dunas de BanĂ­

Las extensas dunas de la penĂ­nsula de Las Salinas son uno de los secretos mejor guardados de la RepĂșblica Dominicana. Una extensiĂłn de montĂ­culos arenosos, salpicados de uvas marinas y pastos marinos, desciende hasta el resplandeciente Caribe.

San Rafael

Tierra adentro, desde la merecidamente popular playa y el pozo para nadar, el rĂ­o que llena la piscina fluye y cae por una ladera cubierta de rocas, helechos y ĂĄrboles tropicales de la RepĂșblica Dominicana. Una caminata por el sendero de la orilla del rĂ­o pasa por una serie de pequeñas cascadas y conduce a magnĂ­ficas vistas al mar.

Parque Nacional Bahoruco

Bahoruco cuenta con la mayor variedad de paisajes y ïŹ‚ ora, que van desde laderas bajas y secas como el polvo hasta selvas tropicales exuberantes. Un todoterreno es fundamental para llegar a las orquĂ­deas silvestres y al pinar.